dreamstimefree crayons au centre 
 
 

 Ultima actualización: 08/06/13

¿Por qué genera tanta polémica la jornada escolar?

Porque en la mayoría de las comunidades autónomas, las normativas atribuyen a las familias el poder de decidir la jornada laboral de los docentes. La jornada continua es una reivindicación del profesorado para mejorar las condiciones laborales y no tiene nada que ver con una mejora de la educación.

Se producen una serie de circunstancias que generan el conflicto en la comunidad educativa:

  • Mediante la denominada “autonomía de centros”, se concede a las familias la facultad de modificar la jornada escolar del centro educativo de sus hijos (la implantación de la jornada continua debe ser aprobada por una mayoría de los padres).
  • La jornada escolar de los alumnos determina la jornada laboral de sus maestros y profesores (cuando los padres votan a favor o en contra de  la jornada escolar continua, también están aprobando o denegando la jornada laboral continua al profesorado que trabaja en este centro).
  • La jornada laboral continua es una reivindicación del profesorado y de sus sindicatos, quienes reclaman un horario más acorde con el del resto de funcionarios.
  • Por tanto, el profesorado es parte interesada en este proceso. Uno de los problemas es que los proyectos que desarrollan los docentes no son rigurosos e inducen a error: no incluyen ninguna pequeña bibliografía por lo que la información no se puede contrastar y omiten la opinión de los expertos y de las Confederaciones y Federaciones de AMPAs que advierten sobre los inconvenientes de este modelo para la educación e los menores.

El conflicto se inicia cuando los argumentos de los docentes para implantar la jornada continua no convencen a las familias, éstas se sienten presionadas para votar a favor del cambio de horario, consideran que se les está negando el diálogo o detectan anomalías en el proceso de votación, como por ejemplo, cuando los docentes les piden que indiquen el nombre de sus hijos en la papeleta de voto.

 ————————————-

  • Rafael Feito Alonso (Doctor en Sociología por la Universidad Complutense):

“… Hay un dato contundente: casi todo el profesorado es partidario de la jornada continua. Todo grupo  laboral desea mejorar sus condiciones. El problema se plantea cuando esta mejora profesional puede redundar en un servicio público de menor calidad… Debe quedar bien claro que la reivindicación de la jornada matinal nada tiene que ver con la innovación educativa…” (Tiempos escolares. El debate sobre la jornada continua y partida – Cuadernos de Pedagogía Nº365)

  •  José Gimeno Sacristán (Catedrático de Didáctica de la Universitat de Valencia):

“… Si de lo que se trata es de encontrar mejoras laborales hay otras formas pero, desde luego, no se puede hacer pasar por un debate educativo lo que es un debate corporativo…”  – (Entrevista publicada en la revista Escuela)

  • Mariano Fernández Enguita (Catedrático de Sociología de la Universidad de Salamanca):

“… Sin duda la mayor desdicha y la principal fuente de problemas de este proceso ha sido la mezcla de un problema propiamente educativo, las ventajas y desventajas de los distintos tipos de jornada, con una aspiración laboral ampliamente extendida en la profesión docente…” – (“La Hora de la Escuela – Análisis y valoración de los procesos, los efectos y las opciones de la implantación de la jornada continua”)

“… Las reducciones del horario y el calendario escolares se han llevado a cabo o de forma más o menos subrepticia o bajo la bandera del bienestar de los alumnos (…) La segunda, en hacer pasar los objetivos del profesorado por interés de los alumnos o de las familias, como en el lamentable proceso de sustitución de la jornada partida (mañana y tarde) por la continua (solo mañana) en la escuela pública, que ha hecho que los alumnos de esta cursen en la práctica el equivalente de horas igual a un año menos que los de la privada durante su periodo obligatorio…”  – (“Más por más. Para un juego cooperativo entre la sociedad y el profesorado”  – Documento publicado en la Revista Iberoamericana de Educación Nº49 (2009).

  • P. Jimeno Ostáriz (Secretario general de la Federación de Servicios de UGT-Aragón):

“… Es legítima la pretensión de los docentes de mejorar sus condiciones sociolaborales consiguiendo una jornada intensiva y continua. Pero dicha pretensión no puede justificarse bajo un modelo educativo ficticio basado en falsedades como que mayoritariamente todo el mundo tiene jornada continua, salvo excepciones de servicios como el comercio. Quien afirma esto yerra sustancialmente por un profundo y preocupante desconocimiento de la realidad laboral de nuestra sociedad. La mayor parte de trabajadores de servicios y del sector privado no solo tienen en su mayoría jornadas partidas sino que además estas son prolongadas al extremo. El modelo educativo no puede basarse en tratar al menor como a un operario de fábrica al que someter a una jornada educativa intensiva en horario de mañana so pretexto de conseguir la jornada laboral continua; porque dedicarse a la docencia, como en cualquier otro oficio, es una elección, y ésta debe serlo con todas sus consecuencias…”  – (“Los niños no son operarios” – Publicado en El Periódico de Aragón.com)

  • Francisco Delgado Ruiz (Padre de alumnos, dirigente de AMPAS y miembro del Consejo Escolar de Castilla La Mancha, ha sido presidente de CEAPA):

“… Una parte importante de los poderes públicos en el estado español (en unos lugares más que en otros) está cometiendo una grave dejación de su responsabilidad cuando permite, y lo que es peor, en ocasiones estimula canjear organización del tiempo y carga lectiva, por beneficios sociales y laborales para el profesorado (básicamente en el ámbito de los centros de titularidad pública): eso es, en términos jurídico-políticos, una grave malversación. Para alcanzar unas legítimas mejores condiciones laborales del profesorado no es necesario, ni lícito, utilizar el calendario, la jornada y la carga lectiva del alumnado, ya que existen diferentes y múltiples fórmulas organizativas que pueden contribuir a mejorar y flexibilizar la organización de los recursos humanos, al margen del tiempo escolar del alumnado y que son mucho más beneficiosas para el conjunto de los trabajadores de la enseñanza, que las que proponen, por ejemplo, los abanderados de la jornada matinal…” – (“Soluciones urgentes para la organización del tiempo” – Cuadernos de Pedagogía nº365)

  • Elena Martín Ortega (Doctora en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid y Profesora Titular en la Facultad de Psicología de la Universidad Autónoma de Madrid):

 “… en la discusión sobre la jornada continua se ha mezclado indebidamente la legítima aspiración de los docentes a mejorar sus condiciones laborales. El horario de los docentes no tiene por qué coincidir con el de los alumnos. Una jornada partida no implica necesariamente un único horario posible para el profesorado. Y no es conveniente entrecruzar ambas reflexiones…” – (“Acabar antes, ¿para qué?” – El País.com)

  • CEAPA – Confederación Española de Asociaciones de Padres de Alumnos:

“La jornada continuada no corresponde a ningún tipo de valoración sobre la incidencia positiva o negativa que pueda tener en el desarrollo o rendimiento de los alumnos, sólo responde a las expectativas de los maestros de tener un horario más acorde con el resto de funcionarios” (“La jornada escolar en la escuela pública”, publicado por la CEAPA p.5)

  • FAPAR – Federación de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos de Aragón:

“Así mismo, entendemos que deben dejarse al margen las reivindicaciones laborales que afectan exclusivamente a una parte de la comunidad escolar, al profesorado, y que no deben ser prioritarias, máxime cuando la principal preocupación debería ir orientada a lograr el mayor éxito escolar de nuestros hijos e hijas.”  (“FAPAR en defensa de la jornada partida”  – FAPAR.org)

  • Herrikoa – Federación de Asociaciones de Padres y Madres del Alumnado de Navarra:

“Consideramos que las reivindicaciones laborales del profesorado, a las que tienen derecho como trabajadores, nunca debieran ir en detrimento de la calidad de la enseñanza, ni suponer el aumento de las desigualdades entre el alumnado. Consideramos que la jornada comprimida no es la más adecuada para un porcentaje importante de alumnado.” (“Herrikoa ante la Jornada Continua”)

  • FAPA Francisco Giner de los Ríos:

“Los profesores, parte evidentemente interesada en el resultado del debate, han tomado partido, cuando no fomentado, el impulso de la implantación de la JC. Primero lo fueron grupos de profesores, después lo asumieron algunos sindicatos, últimamente también lo defienden las Federaciones de Enseñanza de las Centrales sindicales. Es un movimiento que se ha ido extendiendo  apoyándose en lo que llaman “reivindicación laboral”

(…) En relación con los docentes, constatamos que no pueden ser neutrales en el debate porque son parte interesada y en segundo lugar que tienen una importante ascendencia sobre el alumnado y sobre las familias en esta y en otras materias. Por tanto, ese estatus y poder social que representan no deben usarlo en beneficio propio y para exclusión de los demás.” (Dossier informativo sobre la jornada escolar – “Reflexiones y dudas”  – Publicado en la Revista Participación/54 (p.11 y 13)

  • Confederación Gonzalo Anaya:

“La jornada continua, atiende a reivindicaciones laborales del personal docente (están en su derecho), pero pierden de vista los intereses de los alumnos y de las familias, sin pensar que su trabajo es a consecuencia de ellos, valores ésos reconocidos en el artículo20-4 de la Constitución y que dentro de la libertad jurídica de lección de centro, pueden trasladar las familias a sus hijos a otros centros.” –  (“Consideraciones a reflexionar sobre la jornada continua en los centros educativos”)

  • CODAPA – Confederación Andaluza de Asociaciones de Madres y Padres del Alumnado por la Educación Pública:

“… la jornada continua no es la que más beneficia al alumnado” y considera que “no se debe confundir la jornada laboral del profesorado con la escolar del alumnado, y con la de la apertura del centro escolar”. (Actividades extraescolares: “Quien quiera que las organice y las pague” – A. Arcos – Magisnet.com

  • COAPA Balears:

“… la jornada continua no corresponde a ningún tipo de valoración sobre la incidencia positiva o negativa que pueda tener en el desarrollo o rendimiento de los alumnos, sólo responde a las expectativas de los maestros de tener un horario más acorde con el resto de funcionarios”. (Actividades extraescolares: “Quien quiera que las organice y las pague” – A. Arcos – Magisnet.com)

“… ¿En qué convenio colectivo relativo al horario de trabajo participan otros sectores que no sean los trabajadores y la empresa?, el nuestro. Los padres tienen opinión, por que la concede la administración educativa, en el modelo de jornada y en el calendario laboral de los docentes. ¿Tengo yo la posibilidad de cambiar los horarios y el calendario del resto de las profesiones?. Porque a mí me interesa que los bancos y las oficinas de los organismos públicos o privados abran por las tardes, por la mañana trabajo. No entiendo por qué en este país se paraliza prácticamente todo en el mes de agosto cuando a lo mejor a mi me conviene realizar ciertas cosas porque estoy de vacaciones y tengo un tiempo del que no dispongo el resto del año. ¿Por qué los hoteles no mantienen los precios durante todo el año?, mi periodo vacacional me obliga a reservar en temporada alta, si pudiera coger mis vacaciones en otro momento a lo mejor me saldría más barato… Claro está no depende de mí, quizás porque lo que me interesa puede perjudicar a otros. Cada sector profesional en función de sus propias peculiaridades tienen un modelo de jornada y calendario apropiado y me tengo que aguantar. En cambio en mi profesión otros deciden porque no se aguantan….”

  • Documento “En desacuerdo”  elaborado por los maestr@s del Colegio San José De Calasanz en Alquerías:

“…No entendemos porqué, sobre nuestra jornada laboral, deben tomar la decisión los padres. No conocemos ningún colectivo laboral cuya jornada de trabajo sea elegida por “los usuarios”. Creemos que el organismo competente, debe unificar criterios y consensuar un modelo de jornada escolar para todos los centros de la región, sin discriminación de zonas o colegios, evitando así los agravios comparativos y el malestar entre los miembros de la Comunidad Educativa…”

“La extensión de la jornada continua parece una tendencia imparable pese a que no hay ningún estudio que demuestre que esta medida es positiva para los alumnos desde un punto de vista puramente pedagógico. Sin embargo, pese a la presión, fundamentalmente de los sindicatos del sector, que luchan por la mejora de las condiciones de trabajo y horarios laborales de los docentes y también de parte de muchos padres, las administraciones educativas dejan cada vez más en manos de los consejos escolares la posibilidad de que cada centro pida acogerse a esta modalidad de jornada. No obstante, a tenor del rendimiento de los escolares reflejado en el gráfico, el mayor porcentaje de alumnado que acumula retrasos a partir de 4º curso de la ESO, según el nivel educativo en el que se retrasó por primera vez, coincide con las comunidades donde está implantada la jornada continua de manera generalizada, entendiendo el fracaso escolar como la tasa de alumnos que no promocionan de curso según la edad establecida….”

 

  • “… Padres y profesores coinciden en que deben primar los intereses del alumno y que “una cosa es la jornada escolar del alumno y otra distinta las jornadas laborales de los profesores y de los padres”. Los docentes responden, sin embargo, que es también evidente que la jornada más adecuada para los alumnos “puede que no sea la que más interese al profesor…”

Se mantiene la polémica entre padres y profesores sobre la jornada continuada” Hemeroteca ABC.es (16/10/90)

“La implantación de la jornada única o continuada es una de las reivindicaciones mayoritarias de los trabajadores de la enseñanza pública. .. Antonio Naranjo, presidente de la Federación Andaluza de Padres de Alumnos, comenta que el problema no está en la oposición frontal de nadie a que los profesores tengan jornada continua. “Nosotros a lo que nos oponemos es a que se imponga un horario continuado a los niños independientemente de la edad que tengan. En definitiva la Administración tiene que solucionar el tema con los profesores sin perjudicar el rendimiento de los escolares.”

Información relacionada:

Ir a Preguntas Frecuentes